Categoría Educadores

TÉCNICA METAMÓRFICA

Se trata de una técnica o terapia holística  que de una forma sencilla, natural y agradable, intenta ayudar a alcanzar el bienestar en el más amplio sentido de la palabra.(Une cuerpo, mente y espíritu)

Aunque en ocasiones se la confunde con un simple masaje en determinadas zonas de pies, manos y cabeza. Lo cierto es que dicha percepción está basada tan sólo la punta del iceberg y dicha técnica logra profundizar en bloqueos que de otro modo serían difíciles de liberar. En definitiva y ante todo es una “Metamorfosis”

metamorfica 2

La transformación se da a niveles profundos de nuestro ser y nos ayuda pues a…

  • Vivir nuestro auténtico propósito de vida, con alegría y entusiasmo, integrándonos con la energía que somos.
  • Poder reconocer y aceptar los bloqueos emocionales estimulando así a su transformación y liberación.
  • Descubrir un potencial oculto en nuestro interior que nos ayuda a transformar la enfermedad en salud y a comprender que no necesitamos seguir creando enfermedades.
  • Aprendemos a escuchar a nuestro cuerpo y a darle los alimentos y el descanso que necesita.
  • Empezar a ser responsables de nuestros pensamientos, de nuestras palabras y de nuestras acciones, sabiendo que creamos todas las circunstancias que vivimos.
  • Ser conscientes de la energía vital que fluye en nuestro interior, y de la inteligencia innata que hay en ella. Recordamos  que en nuestro interior está todo lo que necesitamos.
  • Nuestras células contienen la Esencia de la Vida y con ella la capacidad constante de regeneración. La Técnica Metamórfica nos ayuda a recordarlo y a sanar.

Y todo esto, sin mediar apenas palabras, el terapeuta no influye ni adiestra en ningún sentido a su paciente, no le da tampoco diagnóstico ni pauta alguna de vida. Es algo más profundo, simple y natural, el terapeuta es una herramienta, un simple catalizador que de modo aséptico ayuda a liberar bloqueos energéticos. En todo caso es la persona tratada la que logra encontrar su camino a través de ésta técnica, que tan solo logra que sienta lo que de algún modo ya sabe, aunque no lo recuerde conscientemente.

No se trata sin embargo de una sesión en la que se de una clarividencia inmediata al  “ser tratado” , aunque en ciertos casos así ha resultado ser. Pero lo común es un reencuentro paulatino y que requiere de un asentamiento posterior de los conocimientos liberados en dicha sesión. Tampoco es predecible la necesidad de sesiones ni la intensidad emocional que las mismas provocan en cada persona.

Lo que más me gusta de éste método es su naturalidad, pudiendo practicarlo cualquier persona de un modo sencillo, con unos conocimientos muy básicos. Aunque lo más importante es poderlo practicar inicialmente con las correcciones oportunas de una persona bien adiestrada en la técnica, para alcanzar los beneficios deseados.

Por otra parte el que recibe la sesión no ha de saber nada de dicho método, para alcanzar los beneficios. En ese sentido sí se asemeja a un “Masaje terapéutico” ofrecido por un fisioterapeuta. Al igual que no tenemos que saber nada de fisioterapia para recibir dicho masaje, tampoco hay que saber nada de la “Técnica Metamórfica” para recibir sus beneficios. La persona tan sólo debe ponerse cómoda y sentir.

A continuación algunas referencias que me han ayudado o parecido interesantes, a las cuales os derivo con los metamorfica 3siguientes enlaces:

http://www.enbuenasmanos.com/tecnica-metamorfica-o-masaje-metamorfico

Sobre su origen/historia:

http://www.asociacionthimetis.com/cursos/t%C3%A9cnica-metam%C3%B3rfica/

http://www.paradigmametamorfico.com/temas/historia.html

 

http://www.mcarmenboira.com/defino.html

Meditación

Nuestra vida tan atada a lo material, al tiempo limitado, a vivir de cara al exterior… Muchas veces necesitamos ver otros modos de vivir y de alcanzar niveles mayores de consciencia.

Espero que este vídeo ayude a eso mediante la meditación, una práctica recomendable a partir de los 5 años de edad y que puede ayudarnos durante toda la vida.

Hay muchas meditaciones guiadas que nos pueden servir para introducirnos a este mundillo tan relajante y enriquecedor.

 

Una vez que ya se sepa cómo meditar, creo que lo mejor es personalizar la acción, sugiero que mientras se realizan las meditaciones o las relajaciones con niños se utilice música adecuada.(432 hz) De este modo lograremos potenciar al máximo esos momentos.

 

También sería muy beneficioso estimular la glándula pineal de nuestro cerebro, escuchando música.

Cambio tecnológico: del papiro al libro

Si te quieres reír un poco…

Las nuevas tecnologías siempre han resultado un reto, muchas veces nos vemos forzados a cambiar por las circunstancias que nos rodean, no porque sea de nuestro agrado hacerlo. Es ésta situación que nos saca de nuestra zona de confort, la que nos hace irnos superando como personas. Aunque en muchas ocasiones nos resulta difícil. Como podréis observar en este vídeo, en el que posiblemente nos veamos reflejados, aunque en realidad nos habla del cambio tecnológico que supuso el libro, con lo fácil de usar que era el papiro!!!!!

Libro PEDAGOGÍA 3000 gratuito

Descarga o imprime de modo gratuito este libro

  pedagogia3000

Te puede ayudar a conocer muchas metodologías educativas muy innovadoras y a las personas que las utilizan obteniendo muy buenos resultados con ellas. Si no te gustan los resultados educativos que logras con tus alumnos o tus hijos, tal vez sea el momento de bucear entre nuevos modos de educar y sacar de entre ellos tu propia manera de hacerlo. Este libro ofrece una educación integral, atiende a la salud física y mental de los niños, dando pleno desarrollo a todos sus potenciales.

frases-de-albert-einstein-01-i-albert-einstein-resultados-diferentes-no-hacer-siempre-lo-mismoYa sabes… si buscas resultados diferentes,

no hagas siempre lo mismo.

Cajón “DEsastre”. Humor

forges fe2001forges (1)8546671_origsierra-peq.pais-04-01-01humor biblioteca (1)llave de la felicidad

Educahumor

La sociedad ha cambiado, la educación formal no tanto…

vic3b1eta-educacionimages (2)

 

Entrevista a Curtis Johnson.

“No podemos superar la crisis educativa con el modelo actual en las aulas”
                                                                                                          Curtis Johnson
 
Habla de innovación disruptiva, porque piensa que el modelo vigente en la educación está casi completamente desvinculado de la realidad que vivimos. Nos da una visión muy interesante de la fase 3.0 que ya está aquí. 
Por otra parte comenta que aunque en el modelo educativo actual se intenta que el aprendizaje esté personalizado, tratando a cada niño según sus necesidades, lo cierto es que es inviable en la actual escuela, pero que si es posible con el uso de las nuevas tecnologías. El papel del educador pasará a ser el de guiar en la correcta adquisición de la información, para asimilarla siendo selectivos y críticos, la inteligencia emocional pasará a ser fundamental para evitar el fracaso escolar.
Los niños con más problemas en la escuela serán los más favorecidos por las TIC, les dará más oportunidades de formarse a su ritmo y que sean atendidos online de modo más personalizado.
                                                                                                                                      
 
 
 

Aprendizaje

Hay muchos modos de aprender, muchas veces depende de la edad y características personales, pero parece que ya venimos al mundo programados y con muchas ganas de aprender, si nos dejan.

 

TIC

Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Cómo animar a la lectura a tu hijo de Primaria

Comoanimaraalecturaatuhijodeprimaria

A todos los padres nos encanta que nuestros hijos lean porque sabemos que con los libros no solo se aprende, sino que además se pasa bien. En cambio unos niños devoran libros mientras otros no los quieren ni ver. ¿Por qué? ¿Qué podemos hacer los padres para que nuestros hijos y nuestras hijas disfruten leyendo?

Leer es una actividad fundamental para adquirir conocimientos. Los niños que leen bien obtienen mayores éxitos y mejores calificaciones en los estudios. Todos los maestros y profesores coincidimos en que tener el hábito de leer es una condición necesaria para aprender con más facilidad. En las aulas nos encontramos con dos grupos de alumnos: aquellos que leen bien y les gusta leer y los que tienen dificultades para leer, no les gusta y, por lo tanto, leen muy poco o incluso nunca. Los padres de estos alumnos reacios a leer acostumbran a pedir ayuda: ¿Qué puedo hacer para que mi hijo lea más? Como muy bien dice Ángeles Caso en su artículo “Lectores del siglo XXI”, no es fácil dar soluciones eficaces, a pesar de los años de experiencia de muchos profesionales, y mucho menos soluciones de las que pedimos los padres: que tengan éxito inmediato y que exijan poco tiempo y poco esfuerzo.

Como podéis comprender, nadie os puede proporcionar un remedio de estas características, entre otras cosas, porque en educación no existen remedios milagrosos cual elixir de curandero. Pero sí ha habido estudiosos de la lectura que se han dedicado a observar el proceso lector de los chicos y chicas y a reflexionar sobre este comportamiento para saber qué pasa en los buenos lectores y qué sucede en los que leen poco.

¿Por qué no leen nuestros hijos?

A menudo se oye que la causa principal por la que no leen los jóvenes de hoy en día es la televisión. Puede ser que este cine casero no ayude a promocionar la lectura, ya que es más pasivo que el libro, exige menos esfuerzo mental, es más atractivo para los pequeños, etc. No vamos a insistir aquí sobre los problemas que presenta este dispositivo para la lectura y el estudio, pero yo quiero apuntar dos reflexiones: Primero que ya Rousseau, en el siglo XVIII, calificaba la lectura como “el azote de la juventud“, lo que indica que, cuando no había televisión, leer también era una actividad poco atractiva para muchos jóvenes.

En segundo lugar que, a pesar de que siempre se dice que se lee poco, nunca se ha leído tanto como en estos momentos y, a veces, la televisión, aunque parezca mentira, usada racionalmente, puede ayudar a leer. Así, es frecuente que las series televisivas de más audiencia disparen la venta de los libros en los que se basa. Los seres humanos, y por lo tanto los jóvenes y los niños, cuando practicamos una actividad lo hacemos, entre otras, por dos razones: porque la vemos hacer a otros -imitación- y porque tenemos facilidad para realizarla. Como bien ha estudiado el psicólogo Bandura, la imitación de un buen modelo es una de las principales formas de aprendizaje humano. Por eso, cuando hablas con una persona que ha leído desde niño, normalmente dice que su padre, su madre, un abuelo… era un gran lector que, con su ejemplo y cariño, le enseñó a amar la lectura. El niño que no tiene un buen modelo tiene menos probabilidades de ser un entusiasta de la lectura. De la misma manera el que tiene dificultades para entender el lenguaje escrito -porque no tiene buena velocidad lectora, se equivoca al leer, no entiende lo que lee, etc.- tiene menos posibilidades de ser un buen lector. En mis largos años de experiencia nunca he visto a ningún niño que, no siendo un buen lector y leyendo con gran esfuerzo, le guste y quiera leer.

Qué podemos hacer para que lean
  1. Que nos vean leer. El ejemplo es, en educación, el argumento más convincente porque posibilita la imitación, animando al niño o la niña a hacer aquello que hace una persona que tiene prestigio para ella como es su padre o su madre. Además, si yo no leo, ¿cómo voy a decir a mi hijo que leer es muy divertido? ¡Si no me ve leer nunca! Como no es tonto me preguntará: “¿A tí no te gusta divertirte?” O pensará: “Dice eso para que lea, pero no es verdad, leer es aburridísimo”. Y no leerá.
  2. Leerle nosotros. Es una práctica fundamental, tal vez la más importante y eficaz. Sobretodo, con los niños que tienen dificultades para leer y les cuesta gran esfuerzo hacerlo, con repeticiones de palabras o de sílabas, sustituyendo unas letras por otras, que les impide entender el mensaje y comunicarse con el libro. Leer así es aburridísimo. Es como leer en un idioma que no comprendes, y no hay persona humana que pueda leer más de dos minutos en un lenguaje que no entiende. Pero al leerles nosotros, comprenden el mensaje, por lo que disfrutan con lo que oyen, están atentos y se dan cuenta de que en aquellas páginas hay historias divertidas que valen la pena. La lectura constante, gratis, como un regalo, sin pedir nada a cambio y con amor del adulto siempre despierta el interés y las ganas de leer a medio y largo plazo.
  3. Contarles cuentos e historias. Es otra actividad que encanta a los niños de estas edades, aumenta el vocabulario y desarrolla la imaginación además de incrementar los lazos afectivos entre padres e hijos. Contar cuentos no es fácil y a veces nos sentimos un poco torpes, pero se puede aprender con un poco de esfuerzo. Hay estupendos libros que dan muy buenas ideas y tienen cuentos tanto tradicionales como modernos…. y también dos excelentes artículos sobre este tema en Solohijos: El poder de los cuentos y Cómo contar cuentos.
  4. Leer con ellos. Cuando el tutor/a nos dice que a nuestro hijo le cuesta leer y debe “practicar” en casa, no lo hará si lo dejamos solo ante el libro en su habitación. En estos momentos necesita nuestra ayuda y nuestro apoyo para que ejercite durante 10 minutos cada día. Leer con ellos supone, por ejemplo, repartirnos la página, llegando a un pacto: “Yo leo el primer párrafo y tú el segundo, ¿vale?”. Leer con ellos requiere que nuestra actitud sea positiva, nunca crítica con sus errores, porque él se ha de sentir cómodo y, lo más importante, con ganas de leer al día siguiente otra vez. Si tiene dificultades para descifrar una palabra se le dice entera sin más, sin esperar a que él haga un gran esfuerzo de análisis que lo agote. Cuando lea una palabra por otra, por ejemplo, “camino” por “camión”, se le puede decir: “Es verdad, podría decir camino porque empieza igual y se parecen mucho, pero dice camión”, porque es importante justificar siempre sus errores que nunca son voluntarios. Y por último, una regla de oro: siempre un poco menos. Es mucho mejor hacer dos sesiones de cinco minutos que una de quince.
  5. Suscribirlos a revistas infantiles y juveniles. Pocas personas hay que al llegar a casa y pasar ante el buzón, no miren a ver si tienen algo para ellos. Recibir correspondencia a nombre de uno es agradable. Los niños lo ven y sienten un poquito de envidia de que las cartas sean siempre para sus mayores. Por eso, suscribirlos tanto en centros comerciales que les manden libretos de publicidad a su nombre, como a revistas como “Leo, leo”, que mensualmente les mandan un libro a su nombre les hace bastante ilusión y les anima a leer.
  6. Explicarles algún pasaje que nos parezca adecuado del libro que estamos leyendo nosotros. Animar a la lectura es mover la voluntad del niño hacia una actividad que se supone placentera y agradable. Por eso comunicarles y hacerles partícipes de nuestras satisfacciones es demostrarle que leer es divertido y apasionante.
  7. Respetar sus derechos como lector. Daniel Pennac, en su libro Como una novela, expone los diez derechos del lector, entre los que destacaría en estas edades el derecho a leer lo que le guste (aunque no sea de gran calidad literaria), el derecho a no terminar un libro (¿tú acabas una novela que te aburre?), el derecho a saltarse páginasa leer en voz alta y a callarnos (¿a tí te gusta que te pregunten qué has entendido del libro que estás leyendo?).
  8. Acompañarlos a las librerías a ver libros. Afortunadamente, cada vez hay más libros atractivos para los niños y más librerías especializadas para ellos o con secciones de literatura infantil y juvenil. Siempre respetando sus derechos conviene llevarlos de vez en cuando a ver libros, aunque no siempre compren. Tienen, como nosotros, el derecho a no comprar y nosotros la obligación de respetarlo. Pero es muy bueno que miren y desarrollen su curiosidad.
  9. Animarlos a escribir. Siempre que escribimos, necesariamente leemos. Por eso los niños que tienen dificultades para leer, si escriben a sus amigos en verano, confeccionan notas, hacen rótulos en su habitación, etc., están leyendo y desarrollando su capacidad para leer más deprisa y con menos esfuerzo.

Mover la voluntad de tu hijo hacia la lectura requiere, como todo en educación, que estas técnicas y otras que tú te puedes inventar, las apliques con sentido común y con amor. Sentido común para elegir el momento más adecuado para llevarlas a cabo, respetando sus derechos como lector, y amor para comprender sus intereses, y solidarizarse con sus dificultades.

¡Ah! Y por último una sugerencia cariñosa. Si no tienes tiempo para leer, como es lógico, acércate a la librería de tu barrio, compra el libro de Pennac, y empieza por leer el capítulo 49 en las páginas 120 y 121. Ya me dirás tu opinión después ¿Vale?

Pablo Pascual Sorribas
Maestro, licenciado en Historia y logopeda